Santiago de Cuba comprometida en sobrecumplir la Siembra de Primavera

Con el compromiso de cerrar el mes de agosto con unas 2 000 hectáreas (ha) por encima del plan de siembra de primavera fijado para esta etapa, continúa avanzando ese importante programa dirigido a incrementar la producción de alimentos, no obstante al recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial del gobierno de Estados Unidos contra Cuba y el impacto negativo de la propagación de la COVID-19.

Después de dejar plantadas más de 40 000 ha en la provincia, se emprende este octavo mes del año realizar un aporte significativo a esta importante tarea, que ha reclamado un esfuerzo extra teniendo en cuenta la carencia de combustible y recursos materiales para ejecutarla con éxito; sin embargo, despunta el uso de unas 10 000 yuntas de bueyes utilizadas en la preparación de la tierra.

Un relevante papel corresponde desempeñar a los polos productivos del territorio, esencialmente a Laguna Blanca y Los Reinados, en los municipios de Contramaestre y Songo-La Maya, respectivamente, a los cuales corresponden las mayores cifras comprometidas en este periodo de primavera favorecido en los últimos tiempos por las oportunas lluvias.

Sobresale además, la contribución del sector cooperativo campesino que desterrando la mentalidad importadora de medios y recursos multiplica los esfuerzos dirigidos a potenciar la producción de alimentos sobre la base de registrar cero áreas vacías, incrementar los rendimientos agrícolas y consolidar el Movimiento Vanguardista de productores de avanzada.

En esta estratégica tarea, emprendida desde el pasado mes de marzo, los trabajadores agropecuarios santiagueros aprovechan al máximo todas las potencialidades para dejar plantadas las áreas de viandas, granos, vegetales, hortalizas y frutales, que vayan satisfaciendo paulatinamente las necesidades alimentarias de su populosa población; de ahí que en función del impulso de ese programa se integren más de 500 estructuras agropecuarias del sistema de la agricultura y otras 310 CPA y CCS del sector cooperativo y campesino.

De igual manera, un esmerado trabajo se ha llevado a cabo en el rescate de unas 7 000 ha de cubiertas con marabú, la cuales pertenecían a la ganadería y fueron plantadas con cultivos de ciclo corto, que no obstante a ser afectadas por el déficit de recursos y fertilizantes químicos no dejan de ser contratadas para esas producciones agrícolas.

Hoy por hoy, se ponen en práctica numerosas alternativas para las atenciones culturales las cuales incluyen el mayor uso de biofertilizantes y abonos orgánicos que sustituyen fórmulas completas que se importaban de otros países, además es novedoso el uso de productos nacionales en función de evitar pérdidas en el campo. Las áreas recobradas están sometidas a las alternativas para ahorrar combustibles, ampliación de créditos bancarios a las cooperativas y las opciones de comercialización que eliminan trabas productivas.

En estos tiempos de tensa situación de pandemia de COVID-19 en la provincia se priorizan destinos como las zonas en cuarentena, centros de aislamiento, hospitales y el consumo social.

Tomado del Periódico Sierra Maestra

Deja una respuesta