Santiago de Cuba en la Feria del Libro

Santiago de cuba, 16 de abr. – La edición 28 de la Feria Internacional del Libro, el evento cultural de mayor convocatoria para los lectores cubanos culminó en Santiago de Cuba.

La cita comenzó en la capital el pasado 7 de febrero y tuvo un desarrollo exitoso que sobrepasó, como en ocasiones anteriores, al libro mismo pues hubo numerosas actividades culturales, encuentros teóricos, exhibiciones cinematográficas,  exposiciones de artes plásticas y  homenajes a varias personalidades  del arte y la cultura.

Esta edición de la fiesta del libro estuvo dedicada a homenajear a Eduardo Heras León, Premio Nacional de Literatura 2014 y Premio Nacional de Edición 2001, autor dueño de una significativa labor narrativa en la que descuellan  libros como: “Los pasos en la hierba”, “La guerra tuvo seis nombres” y “Acero”. Argelia fue el país invitado de honor, asistió con una delegación de 30 artistas, entre ellos varios escritores y editores, quienes fueron acompañados por presentaciones de música, fotografía y cine.

En marzo la Feria emprendió su recorrido por el país para beneplácito de los públicos de las diferentes provincias y oportunidad para las editoriales provinciales y las casas literarias de mostrar y comercializar sus producciones, tanto de títulos nacionales como extranjeros y para regocijar a los públicos con muestras de las diferentes manifestaciones culturales.

La Feria constituye una coyuntura excepcional para que cada territorio exponga lo suyo. En Santiago de Cuba sobresalió el aporte de la Editorial Oriente, la única nacional situada fuera de la capital, con casi 50 años de fundada. Esta institución  divulga los mejores valores del territorio y de otras regiones con el fin de fomentar la lectura, el diálogo con los textos que abarcan un abanico de temas relacionados con la cultura, el deporte, la ciencia y la técnica, para el disfrute y la reflexión de los públicos más diversos.

En la presente edición se realizarón ocho presentaciones entre las cuales sobresalen: “El libro de las presentaciones”, de Heras León;  “El año milagroso”, una novela del argelino Mohamed Magani  y la biografía de Emilio Bacardì, el primer alcalde criollo de Santiago de Cuba, de la reconocida investigadora santiaguera Olga Portuondo.

La Editorial Oriente ofreció propuestas para los niños entre las que descuellan: “No apto para mayores”, de Yunier Riquenes y el libro para colorear “Fauna exclusiva de Centro y Suramérica”, de Rafael Borroto.

Por su parte Ediciones Santiago presentó su catálogo editorial 2018 completo. La muestra incluyó novelas de los autores franceses  Jean Genete y Guillaume Apolinaire; la narración del santiaguero Julio Jiménez titulada: Acido/blog de poesía, que recibió el premio José Soler Puig. La narrativa se completa con dos libros  de cuentos  inéditos: April Hill, de César Guerrero y Cuentos cínicos, de Bernardo Castro.

En la producción de Ediciones Santiago hay un sitio para la poesía representada en esta ocasión por los poemarios “Desnudo con bestias”, de José Orpì, “La noche de los relámpagos”, de Jorge Aroche y Distopìas, de Noel Pérez.

La editorial presentó textos de literatura para niños y libros  sobre temas tan diversos como la ciencia y la cocina. La muestra editorial cierra con el lanzamiento de los números 14 y 15 de la revista literaria La Noria.

En los espacios habituales de esta fiesta de los lectores se realizaron encuentros teóricos, exhibiciones de  artes plásticas, conciertos y se puso a disposición de los públicos una gran cantidad de textos.

La Feria Internacional del Libro es un evento cuya magnitud constituye un desafío  que se multiplica en la tensa situación financiera por la que atraviesa la isla, sin embargo el país se empeña en realizarla, consciente de la trascendencia de un convite que va más allá de la literatura pues tiene que ver con una de las realidades más hermosas que nos depara la vida: la posibilidad de leer, de dialogar con quienes escriben y aún con nosotros mismos.

Deja una respuesta