Santiago de Cuba en una cruzada por el ahorro energético

Santiago de Cuba, 28 de sept. – Santiago de Cuba ha demostrado poseer fortalezas y la experiencia de sus consejos energéticos para sostener, junto al apoyo de las diversas  organizaciones, la actual coyuntura que atraviesa el país en tan vital indicador de la economía, por lo cual está inmersa en una cruzada por el ahorro.

Esta batalla por la eficiencia energética no deja a nadie indiferente, concierne a todos los sectores de la sociedad, por lo que tanto los trabajadores en sus respectivos colectivos como el pueblo en general son protagonistas en la búsqueda de nuevas prácticas y alternativas.

En ese contexto se asumen cuidadosamente las orientaciones del Presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, dirigidas, por ejemplo, a apagar  los equipos de climatización que no afecten producciones valiosas y reajustar el funcionamiento interno de cada entidad, de acuerdo con las posibilidades en las asignaciones de energía.

Ante esta especial coyuntura, como la ha definido Díaz-Canel, se hacen acciones para proteger a los grandes bombeos de agua para el abasto al pueblo, además de los centros vitales como hospitales y bancos de sangre, mientras se exige con rigor que las empresas e instituciones mantengan encendidas solamente sus luces imprescindibles.

  Los suscriptores residenciales del servicio eléctrico son receptivos y están conscientes de que pueden evitar el sobreconsumo en el horario pico, desplazando el grueso de las actividades hogareñas, sobre todo la cocción de alimentos, fuera de los horarios clave, abriendo solo las veces necesarias los equipos de refrigeración y utilizando las luces indispensables.

  Cada granito que se aporte desde cada casa cuenta y es útil para la economía, por eso me he convertido en una fuerte activista del ahorro de la energía no solo en mi hogar sino en la comunidad, expresaMaritza Rodríguez, vecina del poblado de El Caney.

El sector estatal también organiza el consumo y el trabajo en las empresas, fábricas e instituciones para trasladar la actividad económica al horario de menor demanda, como la madrugada.

  En ese empeño se destaca el frigorífico donde logran apagar en horarios que no afecten las operaciones ni pongan en riesgo la conservación de los alimentos, en tanto el Puerto Guillermón Moncada responde al llamado de controlar al máximo el uso del combustible, con los transportistas privados también aportando.

Igualmente hay esfuerzos loables para garantizar la elaboración de alimentos con combustibles alternativos para no detener la gastronomía, además de asegurar los servicios necrológicos, el traslado de pacientes y personal médico en los hospitales más alejados de la ciudad.

El sector de la salud responde con un sostenido incremento en la cantidad y calidad de los servicios, y el reto de mantener la vitalidad aún en situación de emergencia energética, para lo que deben usar los combustibles fósiles con eficiencia y objetividad.

En esta situación coyunturales importante, asimismo, estimular un mayor empleo de dispositivos magnetizadores en vehículos para el ahorro de combustible, alternativa para los integrantes del Fórum de Ciencia y Técnica ante el recrudecimiento del criminal bloqueo y las nuevas sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba.

Rogelio Wanton Betancourt, director del Fórum en la provincia de Santiago de Cuba, dijo que ante la situación económica actual los grupos de colaboradores que integran este movimiento han buscado alternativas en función del ahorro de energía y el uso de fuentes renovablespara la falta de combustible, según publicó el periódico Sierra Maestra.

  Evalúan y ponen en práctica con resultados el uso del magnetismo en el transporte de pasajeros, sobre todo en las guaguas Diana, y también de medicamentos, agregó la publicación.

  La tecnología de los magnetizadores desarrollada por el Centro Nacional de Electromagnetismo Aplicado, que radica en Santiago de Cuba, también es empleada en la producción de alimentos con resultados favorables en su aplicación, una contribución que vale en la cruzada por el ahorro.

Deja una respuesta