Santiago de Cuba: identidad y cultura

Santiago de Cuba, 23 de may. – Esta ciudad vive en su cultura, así tituló la periodista Aida Quintero uno de sus trabajos para la revista “Siempre Santiago”, publicación semestral de la Asamblea Provincial del Poder Popular de Santiago de Cuba. Aida es colaboradora permanentede la revista y dueña de la temática cultural. Pido  permiso para resumir algunas de sus ideas expuestas en el mencionado trabajo.

La cultura santiaguera ha tomado altura para ser disfrutada en el ámbito nacional y foráneo, por ser estética y genuinamente autóctona. Trasciende en el tiempo desde la música hasta la plástica, desde sus manifestaciones literarias hasta las teatrales y danzarias. “Este pueblo es heredero de una obra diversa y única, múltiple e irrepetible, que ha marcado su identidad”, afirma la periodista.

En Santiago de Cuba, nos recuerda la articulista, la cultura posee su mayor arraigo en la música, pues esta tierra es cuna de la trova, el son y  el bolero y en la ciudad cada año se realizan eventos para reverenciar a sus paradigmas como Sindo Garay, Nico Saquito, Compay Segundo, Ibrahím Ferrer o Manuel Corona, para solo citar algunos.

“Con razón los santiagueros viven su cultura, la sienten como propia, con un sentido de pertenencia que la enaltece y le aporta el mejor crédito”, escribe Aida Quintero y luego menciona eventos populares colectivos como los carnavales, declarados en 2015 Patrimonio Cultural de la Nación Cubana o el Festival del Caribe, cuya 39 edición se acerca para alegrar la vida caribeña.

De estas y otras cuestiones importantes habla el artículo de Aida, texto que recomiendo leer. Pero, quisiera insistir en otros aspectos vinculados con la cultura y su aporte a nuestra identidad. No podemos obviar manifestaciones como la arquitectura, los coros o la artesanía. En la Plaza de la Revolución está una obra monumental resumida por los machetes que ideó Alberto Lescay a quien muchos conocemos, pero olvidamos darle las gracias por hacernos mejores.

Y hay que reconocer a los museos, por ejemplo, al Emilio Bacardì, fundado por la tenaz capacidad para lo hermoso del primer alcalde criollo de la ciudad y hay que reverenciar al cementerio patrimonial Santa Ifigenia, sitio que acaba de ganar el Premio Nacional de Conservación y Restauración de Monumentos, otorgado por la República de Cuba, a un espacio que resume valores arquitectónicos, artísticos e históricos, de Santiago y del país.

Por otra parte el turismo santiaguero se orienta a potenciar nuestros principales valores: la historia, la cultura y las gentes que la hicieron o la hacen, nuestra principal riqueza. Por esa ruta andamos bien. Ojalá que todos los que tienen que ver con el asunto junten corazones y manos para defender nuestra identidad o, para decirlo de otro modo, para agradecer lo que somos.

La identidad no se exporta, pero se cuida. Por eso sería bueno que nuestras autoridades continúen potenciando la difusión de nuestros valores ante los extranjeros que nos visitan, lo que se hace en el cementerio patrimonial Santa Ifigenia es un buen ejemplo de lo que puede lograrse. No podemos temer a difundir nuestros valores más genuinos, con el espíritu de humildad que nos caracteriza. Simplemente tenemos que mostrar lo que somos, sin arrogancia, pero con persistencia y honor.

Deja una respuesta