Santiago de Cuba rechazó provocación escoltada por símbolos patrios

Los santiagueros respondieron a los intentos desestabilizadores fomentados desde el exterior mediante un mitin popular escoltados por Antonio Maceo y Juan Almeida, símbolos de la intransigencia y la firmeza revolucionarias.

En la Plaza que lleva el nombre del Lugarteniente general del Ejército Libertador y muy cerca de la escultura con el rostro del Comandante guerrillero, se dieron cita jóvenes universitarios junto a vecinos y representantes de otros sectores de la sociedad para expresar su rechazo a esas componendas.

Muy recordada es la Protesta de Baraguá, protagonizada por el Titán de Bronce ante el fin indigno de la guerra de independencia contra España, así como su frase ‘Quien intente apoderarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre si no perece en la lucha’.

De Almeida permanece en la memoria histórica aquella afirmación de que ‘Aquí no se rinde nadie…’ seguida por una palabra fuerte para conminar a sus compañeros ante la posiblidad de entregarse cuando en el desigual combate de Alegría de Pío las fuerzas rebeldes sufrieron su primer revés.

Portando banderas cubanas e imágenes de Fidel Castro y otros líderes revolucionarios, estudiantes, profesores y trabajadores de las Universidades de Oriente y Médica condenaron la manipulación mediática a raíz de la difícil situación del país con la Covid-19.

Este ámbito glorioso de la ciudad sumó esta noche de domingo otra razón para el orgullo y la trascendencia patriótica en una trayectoria matizada por significativos acontecimientos del devenir cubano.

Deja una respuesta