Santiago de Cuba, significativo potencial para la economía cubana

 Santiago de Cuba es un territorio estratégico para el desarrollo de Cuba.

Santiago de Cuba, 29 oct.— El incumplimiento por la industria de materiales del Ministerio de la Construcción (Micons) del cemento, arena y piedras, que a su vez, frena el avance de inversiones como el programa de la vivienda y la nueva terminal marítima multipropósito, suscitó el análisis crítico durante un examen a la economía de Santiago de Cuba, espacio que, atendiendo a la prioridad concedida por la dirección del Partido a la economía, proseguirá en otras provincias.

«La terminal está al 94 % de ejecución –señaló Jorge Cuevas Ramos, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su Departamento Económico, en el encuentro con dirigentes y cuadros políticos y del gobierno–y debe garantizarse el recurso necesario, pues si hoy se extraen 1 500 toneladas de mercancías diariamente en el puerto Guillermón Moncada, una vez concluida, la capacidad de descarga se elevará a 5 000 toneladas, y eso requiere, a su vez, la ampliación de la infraestructura de extracción».

Según directivos del Micons, la afectación mayor obedece al déficit de grava por problemas en los equipos de barrenar y de acarreo de piedras en las canteras, junto a atrasos en el montaje del nuevo molino de la arenera de Juraguá, que con capacidad de mil metros cúbicos del árido por jornada debe ponerse en marcha en noviembre venidero.

Para enfrentar la situación, la miembro del Comité Central del Partido, vicepresidenta del Consejo de Estado y presidenta del Gobierno en la provincia, Beatriz Johnson Urrutia, mencionó entre las acciones dirigidas a asegurar la materia prima, el traslado desde La Habana de dos brigadas de barrenado y voladura, y la llegada de camiones de laboreo en cantera.

«A esa decisión del país –agregó–, el Micons tiene que responder con todas sus fuerzas en tensión y cumplir los compromisos con el país y la provincia, que además de la terminal marítima comprenden 5 000 viviendas, trabajos en viales del ferrocarril e inversiones en almacenes que garantizan el resguardo de altos volúmenes de mercancías».

Semejante atención recabó el aseguramiento de la próxima zafra, que se iniciará a comienzos de diciembre, y los cuatro centrales deben aportar cerca de 79 000 toneladas de azúcar, sin descuidar el completamiento de las 8 041 hectáreas de caña a plantar, cifra para la cual restan 437 en noviembre.

En torno al rescate de renglones que años atrás constituyeron significativas fuentes de ingresos en divisas, el amplio listado incluyó cubiertos de mesa, tornillos y puntillas, caramelos, embutidos, aves exóticas, equipos de fisioterapia, miel ecológica, cangrejos vivos, elíxir de ron, muebles y piezas de hierro fundido, plumas de pavos y aceites esenciales, entre otros. Cuevas Ramos precisó que se impone la integración entre organismos que conlleve a la revitalización de esas producciones.

«Para ellos y mucho más –enfatizó–, Santiago de Cuba ha demostrado potencialidades mediante sus actuales resultados, los métodos de dirección aplicados, y la activa y entusiasta participación del pueblo en las tareas económicas, sociales y políticas, que en no pocos aspectos sirven de referente en la nación».

Por  Eduardo Palomares Calderón   (Granma)

Deja una respuesta