Santiago de Cuba vuelve al «ring»

Santiago de Cuba necesita dar un golpe con puño de acero a la enfermedad que ha cobrado la vida de 33 personas y generado 5 060 contagios en casi un año. Y lo de asestar un «golpe» definitivo al serio problema de salud que solo en enero generó gastos superiores a los 5 000 000 de pesos en la provincia, no es solo una expresión: GOLPE es la sigla de una estrategia sólida, cuya aplicación se está convirtiendo en una revolución dentro del sistema sanitario local.

Revertir la difícil situación generada por la Covid-19, impulsó este lunes la evaluación -por parte del Consejo de Defensa Provincial- de un conjunto de acciones para el fortalecimiento de los servicios médicos comunitarios y la supresión de serias deficiencias en el trabajo multisectorial de enfrentamiento a la epidemia.

Partiendo de la identificación de las principales insuficiencias en el manejo del riesgo, en la aplicación de protocolos y modos de actuación, y en el cumplimiento de medidas de contención a nivel social, la Dirección Provincial de Salud se enfoca ahora en gestionar eficientemente el ingreso de la totalidad de los casos sospechosos y contactos de confirmados, potenciando la pesquisa activa y la calidad de la atención médica.

Asimismo, se trabaja para ordenar la actuación del personal que realiza los controles de foco y la vigilancia epidemiológica en las comunidades y centros laborales de riesgo en el territorio.

Para favorecer la toma de decisiones efectivas, los directivos se han propuesto suprimir las demoras en la información de los resultados de PCR en tiempo real a cada institución asistencial donde se encuentren contactos de casos confirmados, pacientes sospechosos o diagnosticados.

Otro pilar en la batalla contra el nuevo coronavirus es prevenir el contagio mediante una campaña de comunicación que -de conjunto con un mejor desempeño de los inspectores sanitarios estatales- propicie más control y responsabilidad social.

Primordial en la estrategia resulta el estudio diario de 2 000 muestras de PCR en tiempo real, priorizando la vigilancia microbiológica de los contactos de casos confirmados en cada municipio. Esto es fundamental para detectar oportunamente los portadores del virus, aislarlos, tratarlos tempranamente y reducir el riesgo de complicaciones y muerte, así como cortar cadenas de transmisión.

Según María Eugenia García Céspedes, titular de Salud en el territorio, se creó un equipo con directivos de primer nivel de la provincia para el manejo adecuado de la epidemia en los municipios y áreas de salud de mayor propagación.

Además, se capacitará a todos los profesionales encargados de asesorar el enfrentamiento a la Covid-19 en las comunidades, en temas como la organización del sistema de trabajo y disciplina informativa; pesquisa e identificación de sospechosos (conducta a seguir); herramientas básicas para la investigación epidemiológica y planificación y control de la vigilancia microbiológica.

Por otra parte, es un hecho la necesidad de mejorar el servicio e incrementar la percepción de riesgo en instalaciones utilizadas para el tratamiento o la contención de la Covid-19, o de la protección a personas vulnerables. De ahí el apremio de fomentar la inspección integral a las instituciones de asistencia social, y a los centros de hospitalización para confirmados, sospechosos y de aislamiento para contactos.

Asimismo, se pretende optimizar los procesos de vigilancia microbiológica, mediante el monitoreo -por un grupo de expertos- de la calidad en la toma de muestra, empaque, traslado, recepción, lectura, introducción en la base de datos y confirmación del diagnóstico. Se prevé que esto impacte favorablemente en la reducción de errores en la determinación de SARS-Cov-2; en la comunicación oportuna de los resultados para el traslado o egreso de las personas estudiadas; y en la prevención de contagios dentro de las instituciones.

Finalmente, se propuso al presidente del Consejo de Defensa Provincial, Lázaro Expósito Canto, elevar el control social dirigido a reducir la movilidad y concentración de personas.

En este contexto, la aplicación rigurosa de lo previsto por las autoridades sanitarias resulta vital, pues esta porción del territorio suroriental atraviesa el período de mayor tensión desde la introducción del nuevo coronavirus en la Isla. Superada solo por La Habana, Santiago es la segunda provincia con mayor propagación del SARS-Cov-2 en Cuba.

Deja una respuesta