Santiago y Le Lamentin, ciudades hermanadas

Santiago de Cuba, 3 de ene. – El empeño de los santiagueros por convertir su ciudad en una urbe ejemplar por su hermosura y limpieza, sufrió un golpe demoledor el 25 de octubre de 2012.  En la madrugada de ese día, el huracán Sandy arremetió contra la provincia y descuartizó el territorio.  Ante la magnitud del desastre muchos dudaron que tantos esfuerzos realizados y tantos resultados conseguidos pudieran recuperarse. Parecía como si Santiago fuera otra: una ciudad ahíta de escombros y sufrimientos.

Pero la recuperación fue más rápida de lo pronosticado incluso por los optimistas. Una vez más los santiagueros se crecieron. Los hijos de la Ciudad Héroe de la República de Cuba recibieron el apoyo de todo el país, trabajadores del resto de las provincias juntaron manos y sudores: eso se llama solidaridad.  La ayuda de países amigos cercanos como Venezuela, México y Ecuador, no se hizo esperar; lo mismo sucedió con las donaciones de naciones lejanas como Rusia o China. Con el esfuerzo de toda la ciudad recuperó su fisonomía para exhibir su rostro habitual hecho de alegría y belleza.

Recientemente Santiago de Cuba fue objeto de un nuevo gesto de solidaridad, esta vez procedente de Martinica. El periodista Carlos J. González dejó constancia del acontecimiento en su artículo: “Entrega Martinica donativo de camiones recolectores de desechos sólidos”; publicado por el periódico provincial Sierra Maestra, en su edición del 14 de diciembre. Por la trascendencia de su contenido estimamos pertinente comentar o reproducir algunos fragmentos del citado texto.

Más de 20 años de amistad unen a las ciudades e Le Lamentin y Santiago de Cuba. Hay datos fehacientes, entre ellos: el creciente intercambio cultural; las donaciones de equipos médicos para la ciudad cubana o la introducción en Martinica del heberprot-P cubano, producto medicinal internacionalmente reconocido por su efectividad para la cura del pie diabéticosin necesidad de realizar amputaciones.

 El donativo consiste en la entrega de cinco modernos camiones habilitados para la recogida de desechos, tiene una doble significación: es un hecho de amplio simbolismo porque subraya la fortaleza de la amistad entre Cuba y Martinica y de orden práctico porque  la donación contribuirá a  mantener y elevar la higiene de esta urbe oriental, uno de cuyos propósitosmás significados reside en convertirse en la ciudad más limpia, hermosa y ordenada del país, dirección en que se avanza desdehace varios  años.

David Zobda, alcalde de Le Lamentin, visitó nuestra ciudad al frente de una delegación y entregó personalmente el donativo.  Reafirmó que Cuba no está aislada en su lucha contra el bloqueo norteamericano. “Cuba nunca estará sola – puntualizó-. Este gesto es un regalo a la humanidad, a los cubanos que defienden su Patria, siempre orgullosos de su historia. El Caribe nos une en un mismo destino de victoria, en pos del desarrollo y bienestar de las naciones”.

En nombre de la delegación anfitriona habló Yaneidis Hechavarría, presidenta de la Asamblea del Poder municipal, quien destacó la significación del gesto de Le Lamentin. “Nuestro agradecimiento va más allá del recurso recibido. Hoy mostramos al mundo un mensaje de solidaridad y hermandad entre los pueblos, en medio de complejas circunstancias. Reconocemos de todo corazón este sensible donativo que contribuirá a mantener la higiene de nuestra ciudad y la calidad de vida el pueblo”, subrayó.

Deja una respuesta