Se honran economistas con singular imagen del Che

Santiago de Cuba, 20 de feb.- Una imagen muy querida de un destacado combatiente revolucionario, desde una escultura a tamaño natural, vestido de verde olivo y sin armas, recibe al visitante en la casa de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC),  en la ciudad de Santiago de Cuba.

Es el inolvidable Comandante Ernesto Che Guevara, el cubano-argentino que se jugó la vida en los campos insurrectos de la Isla caribeña y después, en altruista gesto de internacionalismo, se convirtió en guerrillero en tierras de Bolivia, donde peleó al frente de las tropas y fue asesinado.

Pero antes de su empeño por conquistar la libertad del continente, este valeroso hijo de América Latina resultó un osado y visionario constructor de la Patria nueva, al triunfar la Revolución cubana.

Esa fue la idea que amasó con sus manos para perpetuarla en una escultura, Rodolfo González Reyes, autor de la obra.

El escultor santiaguero quiso regalarle al pueblo la imagen del Che intelectual, pensador, por eso su posición frente a un tablero de ajedrez que invita al juego de las ciencias, con piezas que identifican herramientas, pozo de petróleo, molino de viento…

En el logro de la ANEC se apoya el tablero, en evidente alusión a que ese esfuerzo por el progreso y bienestar del país reclama inteligencia y no puede ser improvisado, al contrario demanda el respaldo de expertos de la rama, especialistas bien calificados para influir  en la consolidación del proceso de control económico y en el incremento de la eficiencia.

El doctor Víctor Luis López, presidente de la asociación en la provincia de Santiago de Cuba, expresó que la escultura nació de un concurso convocado entre profesionales de las artes plásticas y hubo varias propuestas, pero se escogió la de González Reyes, por sus valores artísticos y concepción técnica.

La figura, apuntó López, se hizo en 2012, y fue colocada en el vestíbulo de la casa de los economistas santiagueros en 2014, cuando se rehabilitó el local, en ocasión de la celebración de las festividades nacionales por el Día del Economista y del Contador, el 26 de noviembre de ese último año.

Precisamente esa fecha se festeja ya que ese día de 1959 fue nombrado el Comandante Ernesto Che Guevara como Presidente del Banco Nacional de Cuba, una de las importantes responsabilidades que cumplió en este país que lo admitió como un hijo.

La trabajadora del inmueble, Eva María González Cueto, manifestó que para ella y todo el colectivo representa un gran compromiso y de mucho orgullo que se haya materializado la idea de hacer esa escultura del Guerrillero Heroico y preservarla en la casa de los economistas indómitos.

Creo que lo más importante es que los profesionales de esa rama lo honran con su trabajo en el interés por contribuir que la actualización del modelo de la economía cubana rinda los frutos que se esperan y aporte al logro de un socialismo próspero y sostenible, subrayó.

El Che tuvo vínculos con Santiago de Cuba y especialmente se recuerda su gran impresión al estremecerse la ciudad por el fervor revolucionario de sus hijos, liderados por Frank País, cuando el levantamiento armado, el 30 de noviembre de 1956, para apoyar el desembarco del yate Granma, donde él era uno de sus intrépidos tripulantes.

Acerca de ese episodio señaló algunos años después al escribir sobre sus vivencias en la lucha de liberación en Cuba “…el día 30 oímos por radio la noticia de los motines de Santiago de Cuba que había provocado nuestro gran Frank País, considerando sincronizados con el arribo de la expedición.”

 Al inaugurar el combinado industrial 30 de Noviembre, en 1964, ponderó  la heroica página que escribieron los combatientes integrados al Movimiento 26 de Julio, acción con la cual se pretendía crear un clima en el país que impidiera a las tropas de Fulgencio Batista marchar rápidamente a pelear contra la columna invasora.

Otro sitio en esta rebelde tierra es testigo del manifiesto tributo  de los santiagueros hacia el Guerrillero Heroico: es el Bosque de Los Héroes, erigido para perpetuar la memoria del revolucionario argentino-cubano asesinado en octubre de 1967 en Bolivia.

Por: Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta