Ser bibliotecaria es un orgullo

Santiago de Cuba, 9 de nov.- Fue sede de la Constitución del Primer Gobierno Revolucionario y lleva el nombre de una ilustre figura de la Universidad de Oriente. La Biblioteca denominada Francisco Martínez Anaya -quien fuera decano de la Facultad de Derecho- alberga trabajadores de mucha valía.

Una de ellas es Alina Ruano que con más de 25 años se dedica a investigar en el departamento de fondos raros y valiosos. Ella cuenta que se graduó de técnico medio en bibliotecología hace muchísimos años y que desde los 90 trabaja en la UO. En su trabajo es seria y dedicada. Siente placer por atender a estudiantes y profesores que necesitan de sus servicios. Ama los libros y todo lo que tenga que ver con él. Se le nota la pasión que imprime cada día de trabajo con el fin de satisfacer a quien pida ayuda.

El Departamento de Fondos Raros y valiosos está quizás un poco apartado de la vista universitaria, pero alberga libros, tesis y documentos imprescindibles para el que desee llevar a cabo alguna investigación. Más allá de los años y las vicisitudes que el tiempo intercala en la vida de un ser humano Alina Ruano se siente feliz de su trabajo, de su etapa laboral y desea jubilarse en su puesto.

Un bibliotecario es una de las personas más importantes en el mundo académico. Honremos esta noble labor y reconozcámoslo como merecen, con el respeto y el cariño sincero.

Deja una respuesta