Ser mejores como oportunidad

Santiago de Cuba, 13 de dic. – Se acaba el 2019, pero estamos nosotros los que hacemos la maravilla de lograr que los años no se acaben y vivan; así de sencillo. Trabajamos durante todo un año, en un contexto complejo, sobre todo por el recrudecimiento del bloqueo norteamericano contra Cuba que acaba de ser derrotado una vez más en Naciones Unidas. Trabajamos duro durante el año que se va y como hay muchas razones para celebrar, celebramos.

Los últimos meses han sido los más complicados, especialmente septiembre, por la medidas adoptadas por el gobierno de Trump que provocaron una fuerte escasez de combustible, la cual afectó la vida de todos los cubanos y se hizo sentir con especial vehemencia en el transporte; el enemigo recrudece el bloqueo y con ello afecta a nuestras vidas y al mismo tiempo nos hace más fuertes, nos hace más conscientes de que hay que ahorrar y sobre todo que tenemos que ser mejores personas.

Ser mejores es una expresión que deberíamos convertir en una manera diaria de actuar, de pensar y hacer cotidianos.  La culminación de un año y el comienzo de otro deberá ser asumida como una oportunidad para ser mejores. Hay dificultades miles, pero no hay que amilanarse, no podemos bajar los brazos y dejar el camino libre a la inercia o a la falta de voluntad por continuar en esa contienda diaria llamada la vida y no solo por nosotros sino por todos los que ven a este país pequeño como una esperanza  grande.

Si queremos conservar la frente enhiesta no hay otra posibilidad que ser mejores, no hace falta ser científico o literato o periodista para darse cuenta de lo que es bueno para todos. El asunto, creo, está en hacer cosas, hacerlas bien y seguir adelante: no veo otra opción en el horizonte. Claro qué hay quienes piensan diferente y cuando oyen cosas como estas se tocan los bolsillos; a esos debemos recordarles que si los tienen vacíos las posibilidades de ser útiles es una de las pocas cosas que nos sobra y si los tienen bien gordos es porque nosotros se los llenamos.

Ser mejores es un universo. Saber que vivimos en un mundo esquizofrénico e injusto, el mundo del neoliberalismo, debe servirnos de alerta. Hay que crear la conciencia de que para hacer lo que indican nuestros líderes, para hacer las cosas bien, primero hay que hacerlas. Ante el desarrollo del nuevo modelo económico social cubano hay quienes se preguntan ¿Por qué lasdiversas acciones no se acometieron antes? A mí me parece que esa pregunta es coherente, y está plenamente justificada, pero la realidad, que se conjuga en presente, la va sobrepasando.Creo que lo más importante aquí y ahora es preguntarnoscómovamos ahacer las cosas el nuevo año que debe ser recibido como una nueva oportunidad para ser mejores.

Deja una respuesta