Cultura y Revolución, la misma esencia

Ante intentos desestabilizadores ocurridos en los últimos días en La Habana, es preciso reafirmar que la Revolución, en su esencia y en su sentido, representa el más alto logro cultural de la nación, al empeñarse en enseñar a los cubanos a pensar, ver, reflexionar, a caminar y a saber cuál era el camino verdadero.

La cultura, por ejemplo, constituye una síntesis que define y salva: a los seres humanos, a un pueblo, a un país, a una época. Es, al decir del destacado intelectual santiaguero, ya fallecido, Joel James: “Espacio natural y duradero, donde se asienta la independencia de un pueblo”.

Quién duda que la cultura de esta isla es pródiga y diversa, famosa en el mundo entero, con figuras emblemáticas que la han hecho trascender, o géneros y manifestaciones nacidos al calor de la búsqueda y autenticidad y que la Revolución la ha sabido enaltecer en toda su dimensión y valores.

Pero no se circunscribe únicamente a esto, hay que entenderla en su vastedad, como el conjunto de acontecimientos y resultados que define una nación desde el punto de vista político, social y económico, ypor su espíritu libre y creador.

Ese valioso patrimonio que atesora es escudo y sostén del país caribeño, concepto que se ajusta a las apreciaciones del Comandante en Jefe Fidel Castro en el VI Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba,cuando dijo que “lo primero que hay que salvar es la cultura”.

Santiago de Cuba, por ejemplo, sobresale por la fuerza de su son y de trovadores como Miguel Matamoros; escritores de la talla de José Soler Puig, ganador de un Premio Casa de las Américas, y otras voces poderosas de la música y la poesía o manos hechiceras de la plástica.

Esta tierra rebelde y musical como ninguna otra en el archipiélago es cuna de José María Heredia, poeta de la Patria; de SindoGaray, juglar de las ventanas; de Amador Montes de Oca, que puso sus versos en el fuego, y de otros artistas que hicieron posible que la cultura tuviera una trinchera.

De esencia raigalmente patriótica, la cultura cubana tiene su simiente, se afianza y fortalece en las ricas tradiciones históricas de la Patria.

El hecho de que celebre su día cada 20 de octubre, representa un tributo al patriota Perucho Figuereo, quien, además del machete en los campos de batalla, levantó un himno de amor y combate por la libertad.

Con este aval y porque el arte no tiene Patriapero los artistas sí, es que muchos cubanos y especialmente los jóvenes han dado tángana de apoyo a la Revoluciónante las imágenes degradantes de servidores del imperio que venden su alma por unas monedas y son irreverentes e irrespetuosos ante símbolossagrados como la Bandera de la Estrella Solitaria.

Escrito por Aída Quintero Dip

Deja una respuesta