Debajo de cualquier yagua

Para los cubanos los refranes son como la más amplia y verdadera sabiduría. En Cuba el refranero popular se adapta a cualquier situación cotidiana, sean adversas o favorables.

“Debajo de cualquier yagua sale un alacrán”, es una expresión del refranero Cubano, relativa a lo poco que importa escoger los lugares, ni las formas, incluso ni a las personas, porque siempre puede ser una sorpresa levantar una yagua y descubrir algún talento personal, una acción inesperada o la actitud hermosa de personas que serian, según el refrán: nuestro alacrán.

Revelación es el encanto del proverbio, porque cuando menos imagina, te sorprende el suceso.

Este sería el caso de un comerciante, al parecer simple en su persona, dicharachero y jovial, que en su centro de trabajo, el mercado situado en Barnada entre Enramadas y Bayamo nombrado “el zapote”, despacha frutas y vegetales, módulos que llegan a los distintos sectores de protección en medio de la pandemia por la Covid-19.

Eliéser López Aguilera es el alacrán que encuentro debajo del altruismo y la bondad que lo cubre, muy arrinconado en el humanismo y el desinterés que ya le es común a tantos cubanos, solo que en este caso Eliéser es Donante Voluntario con más de 30 extracciones de sangre en su récord personal .

¿Cómo imaginar que ese comerciante, dedicado a servir a la gente en el despacho de los productos del mercado , sea el mismo que cada 6 meses reposa sobre una camilla y extiende su brazo solidario y llena bolsas de sangre para salvar vidas.

Es que los donantes no tiene figura ni cara, los donantes no tienen profesión ni alcurnia, no son intelectuales, ni trabajadores, mucho menos estudiantes, ni militares, porque son mucho más, son todo eso junto.

Su entrega desinteresada los hace especiales y únicos, en una sociedad que derrama solidaridad en todos los sentidos.

Es por eso que me sentí como cualquiera que anda por los montes y levanta un yagua sin saber que encontrar debajo de ella y se sorprende cuando sale magnánimo y victorioso, un escorpión que convierte sus jugos venenosos en escarlata miel de vida.

Mis afectos y ahora mi admiración a este trabajador, Santiaguero y Cubano, que extiende su brazo en otra entrega para la historia de vida que merecemos conocer. Para que no quede en el anonimato una persona como Eliéser López Aguilera el vendedor del mercado “El Zapote” o para mejor describir: el héroe de la sociedad que defiende con su sangre.

Gracias Eliéser y todos los donantes de vida, este pueblo les agradece

Escrito por Santiago Carnago López

Deja una respuesta