FERNANDO ORTIZ, FOLCLORISTA

Si existió en Cuba un antropólogo, jurista, arqueólogo y periodista de resonancia internacional ese fue Fernando Ortiz Fernández quien nació en la Habana, 16 de julio de 1881.

Mas que nada fue el Doctor Fernando Ortiz un ferviente estudioso de las raíces histórico-culturales afrocubanas, por esas tendencias que tiene la investigación de los restos antropológicos en épocas y destinos, se ve en la imperiosa necesidad de adentrarse en el mundo de la criminalística, la etnología y la lingüista, por supuesto que un folclor sin música es casi imposible es por ello que el Doctor Ortiz es a la vez musicólogo, folclorista, y por deducción: historiador y geógrafo.

Nuestro eminente profesor lleva a cabo destacados aportes relacionados con las fuentes y origen de la cultura cubana y es por ello que esta considerado el tercer descubridor de Cuba después de Cristóbal Colón y Alejandro de Humboldt.

La obra de Fernando Ortiz fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación en una ceremonia que tuvo lugar en el aula magna del Colegio Universitario San Gerónimo, en el centro histórico de La Habana, al conmemorarse el aniversario 138 de su nacimiento.

Otro aportes de trascendencia los realiza bajo el concepto de transculturación que tuvo incuestionables efectos en el desarrollo de nuestra identidad, mas que todo como antropología cultural, es por ello que espulgó y profundizó en los procesos de la herencia cultural en la formación histórica de la nacionalidad cubana

En 1906 Fernando Ortiz desempeña las funciones como Abogado Fiscal de la Audiencia de La Habana y mas adelante gana plaza por oposición como profesor en la Facultad de Derecho Público de la Universidad de La Habana, impartiendo por mas de nueve años las asignaturas de Derecho Constitucional y Economía Política. Con tantos aportes culturales y folclóricos alcanza a representar en carácter de director a la Cátedra de Etnografía Cubana en el alto centro de estudios.

En sus obras se destacan sus inquietudes políticas y socio lingüísticas es por ello que entre 1931 y 1933 cuando residía en Washington, llevó a cabo diversas actividades de denuncia contra el régimen dictatorial que Gerardo Machado había impuesto en Cuba.

Es vertical y absoluta su actitud en defensa de la causa de los negros, así como la aferrada idea de reivindicación de la herencia indigenista en Cuba , por lo tanto se convierte en un entusiasta líder del antiracismo en Cuba, muestra de lo cual puede apreciarse en su obra “El engaño de las razas”, contenido de los materiales que utilizó en las clases impartidas por él en el Instituto Universitario de Investigaciones Científicas y Ampliación de Estudios.

Desde el punto de vista de los estudios arqueológicos, realizó notables aportes relacionados con las culturas aborígenes de Cuba. Sus textos “Historia de la arqueología indocubana” y “Las nuevas orientaciones de la prehistoria cubana”, “El histórico, en Los negros esclavos”, “Glosario de afronegrismos” y “Los bailes y el teatro de los negros en el Folclor de Cuba” así lo demuestran.

Don Fernando Ortiz con su elevada maestría contribuye al desarrollo de un gran volumen de publicaciones. Así, intervino en la fundación de El Eco de la Cátedra, publicación estudiantil de la carrera de Derecho de la Universidad de La Habana. En 1895; reanudó la publicación de la Revista Bimestre Cubana, en 1910; Editó la Revista de administración teórica y práctica del Estado, la provincia y el municipio. Fundó la Revista Archivos del Folklore Cubano, en 1924, la cual dirigió por espacio de un quinquenio; Editó el Boletín de Legislación; Tuvo a su cargo la fundación y dirección de la Revista Surco, entre 1930 y 1931, así como la Revista Ultra, entre 1936 y 1947 entre otros muchos aportes

Muere el insigne intelectual en La Habana, el 10 de abril de 1969. durante su trayectoria recibió múltiples condecoraciones y distinciones, tales como: la medalla de socio de mérito de la Sociedad Económica de Madrid, en 1928, y los títulos de Doctor Honoris Causa, en Humanidades por la Universidad de Colombia, en Etnografía por la Universidad de Cuzco, y en Derecho por la Universidad de Santa Clara, entre otras. Su renombrada obra como científico e investigador trasciende y lo colocan entre los grandes de la cultura universal.

Escrito por Santiago Carnago

Deja una respuesta