La evaluación de impacto y auditoría ambiental en el sector empresarial

Santiago de Cuba, 4 de abr.- Al hablar de evaluación de impacto y auditoría ambiental, es importante significar que ambos son instrumentos de gestión ambiental empresarial.

Sus diferencias radican en que la evaluación de impacto ambiental (EIA) se utiliza esencialmente para las obras o proyectos de inversión, antes de su materialización,  por tanto, en su esencia tiene un carácter preventivo. Por su parte, la auditoría ambiental se realiza para controlar y fiscalizar el cumplimento empresarial, sobre las legislaciones vigentes referidas a la protección del medio ambiente.

La concepción de evaluación de impacto ambiental ha ido evolucionando de manera sistemática desde la segunda mitad del siglo XX ya que las inversiones que se desarrollaban en las empresas sólo tenían en cuenta los estudios de factibilidad y la rentabilidad económica que estas les ofrecían.

En la década de los setenta del siglo XX, inicia la evolución hacia la inclusión de los factores ambientales en la evaluación de proyectos de inversión. El desarrollo de las metodologías para ello, que se introducen en algunos países desarrollados, se orientan en la primera mitad de esta década hacia la identificación y mitigación de impactos en el medio físico o natural y luego en la segunda mitad se comienza a incluir los impactos en el medio socioeconómico.

En este mismo siglo, en la década de los ochenta se realizan los primeros esfuerzos por integrar la concepción de evaluación ambiental a la planificación de actividades económicas y sociales, cuestión esta que se inicia en algunos países subdesarrollados.

A finales de esta década se comienzan a estudiar los cambios ambientales globales y crece la cooperación internacional en la investigación sobre evaluaciones ambientales. Ya en los años noventa de este siglo, es introducido en algunos países desarrollados la evaluación ambiental estratégica.

En Cuba la evaluación de impacto ambiental (EIA) es concebida como un proceso sistemático de estudio multidisciplinario para identificar, prevenir, manejar, evaluar e informar, los efectos ambientales de una obra o proyecto a ejecutar, que incluye la información detallada sobre el monitoreo y las medidas a considerar para evitar o disminuir al mínimo los efectos negativos o realzar los positivos según proceda.

Lo anterior significa que la importancia que emerge de la evaluación de impacto ambiental (EIA), está dada en constituirse en un instrumento operativo para evitar la sobreexplotación del entorno físico y socioeconómico, en tanto, desempeña un papel preventivo y de corrección, al convertirse en factor clave de la estrategia empresarial.

Permite además que generaciones futuras no contribuyan con el deterioro del medio ambiente, por otra parte, apoya el desarrollo de la educación y la conciencia ambiental de los ciudadanos. 

Por su parte, la auditoría ambiental, está diseñada para colaborar con la dirección de la empresa a evaluar el estado de salud medioambiental de esta. A  través de ella se puede identificar los problemas ambientales y las oportunidades para su mejoramiento.

La auditoría ambiental facilita el establecimiento y la aplicación en la empresa de políticas, programas y el Sistema de Gestión Ambiental, así como, su evaluación sistemática y la información al público interno y externo acerca del comportamiento de la empresa en relación con el medio ambiente.

Las auditorías ambientales pueden ser internas y externas. Las primeras son las promovidas con la propia empresa y las segundas por una autoridad externa competente.

De manera concluyente, se puede entender que los instrumentos de gestión empresarial anteriormente analizados, son parte consustancial de un proceso profundo desarrollo de políticas y estrategias, desde la mirada ambientalista del empresariado cubano.

Por: Mayra Elena Salas Vinent.

Deja una respuesta