Tocar a Cuba es tocar al mundo, dice parlamentario centroamericano

Managua, 2 may.— El reverendo nicaragüense Daniel Ortega Reyes, diputado al Parlamento Centroamericano (Parlacen), dijo hoy que tocar a Cuba es tocar al mundo, al referirse a la activación este miércoles del Capítulo III de la ley estadounidense Helms-Burton.

En esta fecha la administración del presidente Donald Trump, y a tenor con el apartado tercero de esa legislación de carácter extraterritorial, decidió que ciudadanos cubanos residentes en su país presenten ante las cortes demandas sobre las propiedades justamente nacionalizadas por el gobierno revolucionario de la isla entre 1960 y 1963.

Cuba es la tierra de la paz, expuso el religioso nicaragüense en diálogo con Prensa Latina, y para argumentar su idea mencionó el encuentro en La Habana (febrero de 2016) del papa Francisco con el patriarca de la iglesia ortodoxa rusa Kiril, primero entre ambas denominaciones en casi mil años.

Y también las negociaciones de paz entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC-EP, que igualmente transcurrieron en la capital cubana en el cuatrienio 2012-2016.

Ortega Reyes citó las seis décadas de resistencia del pueblo cubano a la política hostil de una docena de administraciones en la Casa Blanca y consideró que ni mil leyes Helms-Burton podrán quebrar su resistencia.

Cuba revolucionaria fue capaz de resistir hasta la brutal recesión económica de principios de los años 90 (como consecuencia de la desaparición de la Unión Soviética y la caída del socialismo en los países de Europa Oriental), recordó el presidente del Partido Unidad Cristiana, aliado del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Por consiguiente el imperio, en referencia al gobierno estadounidense, se está equivocando otra vez y esta ley criminal va a revertirse como un boomerang, vaticinó.

Hay millones de voces en el mundo, a las cuales me sumo, que rechazan a la Helms-Burton y la activación de su título tercero, subrayó el diputado al Parlacen.

El político nicaragüense lamentó que la administración Trump haya retrotraído las relaciones con la mayor de las Antillas a los años de la Guerra Fría.

Por último manifestó: “decirle a Cuba que no está sola, que tiene amigos en el mundo entero y estarán a su lado en esta nueva escalada de la agresión estadounidense”.

Por: Francisco G. Navarro

Deja una respuesta