Toda producción científica debe tener reflejo en el progreso nacional

Como parte de la insistencia proactiva del Gobierno cubano en multiplicar los vínculos entre la producción científica y el resto de los sectores productivos del país, a fin de generar impactos concretos en la economía nacional, el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, incluyó, en el programa de la visita gubernamental a Santiago de Cuba, una parada de intercambio con directivos, investigadores, egresados y estudiantes de la Universidad de Oriente.

El Jefe de Estado cubano conoció cómo la casa de altos estudios se inserta con fuerza en la estrategia de obtención de alimentos, mediante la aplicación de una treintena de resultados de ciencia, gestados en proyectos distintos de las carreras afines al ramo, y que involucran a 3 330 estudiantes.

Al referirse a los nuevos espacios dedicados a evaluar impactos y establecer coordinaciones sobre programas científicos y de desarrollo tecnológico que se llevan a cabo en el país, explicó que quedaban muchos vacíos, pero ya han comenzado a fluir aportes de investigadores que han propiciado la creación, en todos los organismos de la Administración Central del Estado, de consejos técnicos asesores, con la participación de expertos de la Academia de Ciencias de Cuba e investigadores de las universidades.

«Todo esto –destacó–, con enfoques de intersectorialidad, con la participación de todos los saberes, incluyendo el rol fundamental de las ciencias sociales, se ha puesto a prueba en el enfrentamiento a la COVID-19, donde junto a la estrategia trazada convocamos a los expertos de las instituciones científicas.

«Eso ha fomentado más de 700 investigaciones en el país, nuevos ensayos clínicos, fortalezas en los protocolos de atención a pacientes, y para su seguimiento todas las semanas nos vemos con esos científicos y expertos, dentro de una experiencia trasladada a otros ámbitos como los encuentros comunidad científica-producción de alimentos».

En la Universidad de Oriente el Presidente de la República de Cuba se reunió con profesores, directivos y egresados con activa participación en proyectos de investigación científica que aportan al desarrollo provincial y del oriente del país, además de especialistas de la casa de altos estudios que protagonizaron la batalla santiaguera contra la Covid-19.

El mandatario recibió una detallada explicación de cómo el Centro Universitario Municipal de Songo-La Maya acompaña a ese territorio en la puesta en práctica de la estrategia de desarrollo local encaminada a convertir los polos productivos en zonas de desarrollo incidiendo en indicadores como el fomento de rubros exportables, sustitución de importaciones y la seguridad alimentaria.

Díaz-Canel conoció que las líneas estratégicas son: Soberanía Alimentaria, Desarrollo de Infraestructura, Desarrollo Sociocultural y Comunitario además, de Medio Ambiente y Fuentes Renovables de Energía, transversalizadas por la Formación de capacidades y desarrollo de talento humano, Participación, población y equidad social, Fortalecimiento institucional, Informatización, Riesgos y vulnerabilidades y Sostenibilidad.

Al concluir el encuentro entre otras ideas el Presidente de la República expresó: «Las universidades nos han dado un apoyo tremendo, sin eso no hubiéramos podido avanzar aunque aún no nos conformamos.

«La Covid-19 demostró que para enfrentar situaciones como estas hay que tener informatizada la sociedad, me refiero al Comercio y el Gobierno Electrónico, hay un grupo de servicios y de trámites que con una sociedad informatizada se pueden hacer más fácilmente, tenemos un Comercio Electrónico pero endeble que cuando aumentó la demanda no pudo dar respuesta» acotó.

Tomado del Periódico Sierra Maestra www.sierramaestra.cu

Deja una respuesta