Trabajadores del Turismo, un bastión contra la Covid-19

Santiago de Cuba 9 may.- Los hombres y mujeres del Turismo de Santiago de Cuba están escribiendo una de las páginas de solidaridad y apoyo a la Revolución más relevantes en la historia del sector. No solo por su aporte a tareas como el traslado de viajeros y empleados de diferentes instituciones; o por los servicios a la población en tiempos de pandemia; sino porque se han sumado a los centros de aislamiento y al cuidado del personal de Salud de primera línea.

“Tenemos 52 compañeras y compañeros trabajando en centros de aislamiento del territorio; y es de destacar la voluntad y el humanismo de estas personas que no dudaron en incorporarse a esta tarea prioritaria para preservar la salud de nuestro pueblo”, afirmó Zoraida Lozano González, delegada del Turismo en la provincia.

Otra de las misiones del sector en esta etapa de contingencia epidemiológica ha sido alojar en tres de sus instalaciones al personal sanitario de los centros de atención a personas presumiblemente infectadas o diagnosticadas con SARS-Cov-2 de algunos municipios. Las bases de campismo La Golondrina, Caletón Blanco y El Saltón asumen esta función en los territorios de Contramaestre, Guamá y Tercer Frente, respectivamente. Allí los trabajadores de la Salud cumplen el período de vigilancia clínica tras dos semanas de labor.

Por otra parte, los transportistas del Turismo han realizado una labor encomiable desde que se adoptaran las primeras medidas de contención de la enfermedad en la Isla.

“Debemos reconocer la profesionalidad y eficiencia de nuestros transportistas, que asumieron el traslado de los viajeros -que retornaban al país- hacia los centros de aislamiento, poco antes del cierre de fronteras. Actualmente, algunas embajadas trabajan en la evacuación de sus ciudadanos varados en Cuba y Transtur los lleva hacia La Habana” aseguró Lozano González.

La compactación de servicios en el Turismo es una de las modificaciones impuestas por la situación epidemiológica de alto riesgo que vive el país.

“Solo tenemos dos hoteles funcionando (San Juan y Villa Gaviota), no con servicio turístico sino para el alojamiento de trabajadores de algunas empresas.

“Además, solo mantenemos las ventas en nueve tiendas de la cadena Caracol, en las que se expenden productos de aseo y comestibles secos. También se preparan módulos para venderlos a los trabajadores de los centros de aislamiento, como parte de las iniciativas del Consejo de Defensa Provincial para la atención a ese personal”, informó la directiva.

En este sentido, sobresale la labor de Segundo Frente, municipio en el que no solo se coordina la comercialización en centros de aislamiento; sino que se llevan módulos a diferentes comunidades.

El lavado y desinfección de la lencería que se emplea en todos los centros de aislamiento de la Ciudad Héroe, compete a las lavanderías Unicornio de Servisa; entidad que también garantiza la alimentación de los empleados de Renté, de Emprestur y de otras dependencias del ramo.

La Covid-19 deja experiencias favorables para optimizar varias actividades del sector, así lo manifestó Lozano González.

“Hemos visto la necesidad de adoptar nuevos métodos de trabajo para dinamizar la atención a los turistas extranjeros que se alojan en casas particulares; además la pandemia nos ha obligado a profundizar las prácticas higiénicas para garantizar la salud de los huéspedes y de los trabajadores. Un ejemplo sencillo es que para lograr la inocuidad de los alimentos antes pensábamos que bastaba con desinfectar los vegetales, ahora sabemos que también hay que desinfectar las superficies donde se colocan.

Deja una respuesta