Un colectivo en 1ro de Mayo

Múltiples iniciativas se llevan a cabo por estos días en el Hospital Oncológico Conrado Benítez de Santiago de Cuba con motivo de la celebración del Día Internacional de los Trabajadores; una jornada que será diferente por el aislamiento social a que obliga la Covid-19.

Por primera vez en 61 años los trabajadores de esta institución no marcharán en las calles reafirmando su apoyo a la Revolución, como tampoco lo hará el pueblo santiaguero. Sin embargo, en el contexto actual se acrecientan las motivaciones para celebrar este 1ro de Mayo como mejor saben hacerlo esos hombres y mujeres, que tanto enaltecen los servicios de Salud a personas con enfermedades malignas y premalignas.

“Este 1ro de Mayo nos llega en medio de una situación muy difícil en la que, como médico y como cubana me siento comprometida con mi función. Lo primero es el paciente, lo primero es el hospital… Este es un centro especializado en el que se tratan personas con un sistema inmunológico deficiente y estamos trabajando intensamente para ofrecerles un servicio con calidad y prevenir la introducción del SARS-Cov-2 en nuestra institución; máxime cuando sabemos que nuestros pacientes son más vulnerables a la Covid-19.

La doctora Dora Santana Línea asegura sentirse más comprometida con sus pacientes y con la Revolución“Este 1ro de Mayo estaré aquí por mis pacientes, por mi presidente y por mi ministerio”, comentó la doctora Dora Esperanza Santana Línea, especialista en Higiene y Epidemiología.

Mientras esta reportera realizaba sus entrevistas, un ajetreo diferente había en el salón de espera del cuerpo de guardia, ahora casi vacío. Los pocos pacientes y acompañantes que esperaban el momento de ser atendidos veían con asombro cómo de una bolsa de granalla salían los trazos de dos símbolos fusionados en uno: el rombo rojinegro con la estrella solitaria y las ramas de olivo y laurel que siempre llevó en la charretera el Comandante en Jefe Fidel Castro y el ícono distintivo de la Salud Pública en Cuba.

Con un mineral muy parecido al grafito, el residente de Oncología Alexander Parada Fabar realizó una instalación que muestra, por medio de recursos gráficos, el apoyo del colectivo a la Revolución, el amor a su líder histórico y el respaldo a la lucha contra la Covid-19 y por la vida, según las palabras del joven creador.

“Esta instalación es una de las iniciativas del comité de base de la Unión de Jóvenes Comunistas del hospital para saludar el día del proletariado mundial. Se me ocurrió hacerla porque el arte tiene la posibilidad de interactuar con las personas y motivarlas. En este caso queremos incentivar el cumplimiento de las medidas sanitarias y el aislamiento social, y resaltar el legado de Fidel en la Salud Pública cubana.

“Nos impulsa la idea martiana de que crear es luchar, crear es vencer; y tenemos confianza en que los trabajadores de la Salud, junto a nuestros dirigentes y a todo nuestro pueblo, vamos a vencer”, explicó el joven doctor.

En efecto, la fe inquebrantable en las capacidades del modelo cubano y en los habitantes de esta Isla para afrontar la epidemia de coronavirus, es un denominador común en uno de los colectivos más destacados de la red de servicios médicos de Santiago de Cuba.

El Hospital Oncológico Conrado Benítez llega al Día Internacional de los Trabajadores con una encomiable labor en indicadores de asistencia médica, enfermería, rehabilitación y Medicina Natural y Tradicional, tareas de la defensa, atención a la población y la sección sindical.

Ha mantenido desde hace varias décadas la condición de Colectivo Moral y por la excelencia en los servicios ha recibido por dos años consecutivos la medalla Con el esfuerzo de todos, que confiere el Gobierno de Santiago de Cuba.

Con capacidad para la hospitalización de 155 pacientes y servicios territoriales para las terapias oncoespecíficas, el Oncológico santiaguero atiende anualmente a más de 2 400 personas de las provincias orientales.

Deja una respuesta