Un nuevo círculo infantil funciona en Segundo Frente

                                                  

Santiago de Cuba, 27 jul.- Todavía en la memoria de muchos pobladores de Mayarí Arriba, cabecera del municipio de Segundo Frente, queda grabada la inolvidable jornada cuando la eterna Presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) Vilma Espín Guillois, junto con el Dr. Armando Hart Dávalos dejaron inaugurado el círculo infantil Jardín de los serranitos.

Fue una ocasión única, rememora el colega Raúl López Ortiz, ya que surgía la primera institución para los infantes mayariseros, mientras para las madres trabajadoras de esa abrupta región del Plan Turquino surgía un sitio seguro para dejar a sus pequeños bajo la salvaguarda de las educadoras.

La máster en Ciencias de la Educación Dunieska Castillo Díaz, quien lleva 15 años ininterrumpidos en el sector también rememora esa ocasión y no olvida que en esa institución estuvo como directora durante tres años. Ella, actualmente se desempeña al frente del círculo infantil Sueños de Vilma, el tercero de su tipo en esta montañosa localidad, donde la satisfacción de las demandas de las madres trabajadoras alcanza un 66 % de ocupación.

Un total de 100 niños, de ellos 51 varones, invaden los salones, pasillos y patios de la remodelada instalación, otrora Casa de la Cultura, aledaña al Palacio de Pioneros, en la cual laboraban unos 35 trabajadores encargados de la educación de los infantes provenientes en su mayoría del programa Educa a tu Hijo.

“Sueños de Vilma”, cuenta con tres salones para los pequeños de tercero, cuarto y quinto años de vida, señaló Dunieska quien argumentó que la atención estará a cargo de 16 no docentes y otros 19 docentes, de esa última cifra sobresalen 10 jóvenes muchachas habilitadas como auxiliares pedagógicas, quienes en el próximo curso escolar iniciarán sus estudios superiores en la sede municipal universitaria.

Los Círculos Infantiles, surgidos el 10 de abril de 1961, proporciona el desarrollo físico y mental armónico de los niños, además de trasladar a la vida familiar las costumbres y hábitos higiénicos educativos de la institución y ayudar a los padres a conocer y orientar mejor a sus hijos.

Esa institución educativa cubana ha favorecido la integración plena de la mujer a la sociedad y ha desempeñado un importante papel en la formación de los niños y niñas desde edades tempranas. En la provincia de Santiago de Cuba existen 83 de estas instalaciones con capacidad para más de trece mil niñas y niños, cifra que aún no satisface la demanda, pues solo a un 40% de las solicitantes se les otorga.

Por Luis Sánchez del Toro (Sierra Maestra)

Deja una respuesta