Un oasis de helechos en El Caney (Video)

Ante la vista que escudriña el entorno, surge de pronto un oasis de magia y verdor impactante, capaz de conmover al más indiferente; es el Jardín de los Helechos de El Caney, en Santiago de Cuba, nada más semejante a un paisaje de la prehistoria o un lienzo nacido de las ingeniosas manos de un pintor.

Tal parece confeccionado con la paciencia de un orfebre o hecho para el deleite visual o intelectual de quienes aman la naturaleza y sus misterios.

Ese infinito placer lo proporcionan las más de 400 especies de helechos cubanos y de disímiles países del mundo, y una colección de las primeras plantas con flores en la Tierra, como begonias, bromelias, aráceas, cactáceas, entre otras, que atesora ese edén santiaguero.

Y cuando parece que se han admirado todas las maravillas juntas en ese lugar de ensueño, durante el recorrido por los millones de años que duró la evolución de las plantas y que puede realizarse allí en solo una hora, a la vista asoma un fósil viviente: la Palma Corcho, único ejemplar en el oriente cubano de una especie con 250 millones de años de vida en el planeta.

Pero hay mucho más para alimentar el espíritu y lograr el éxtasis de las personas, al conocerse por los investigadores científicos que allí laboran la fabulosa historia de la orquídea Zapato de la reina, una de las más hechiceras en la exuberante colección de 300 especies que también posee.

En el sui géneris vergel tal parece que cada planta tiene una historia, anécdota o curiosidad, para reconocer a cada una de las que habitan el singular jardín de tres mil metros cuadrados, lo cual llama poderosamente la atención de los visitantes asiduos o esporádicos, entre los que se cuentan extranjeros y cubanos de todas las edades, sobre todo estudiantes universitarios y niños y niñas.

Investigador Manuel G. Caluff, del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad, fundador y director del Jardín de los Helechos de Santiago de Cuba . De estos helechos se sacó los «hijos» trasplantados a la piedra monumento de Vilma

Es loable que muchas personas se interesen por tener siempre un trocito de la verde naturaleza en áreas de su patio y hasta dentro del hogar, donde los helechos ocupan un sitio de privilegio por su encanto especial, seguramente por la influencia que ejerce en todos este regalo a la vista y al corazón que usted puede disfrutar en la misma carretera de El Caney, en Santiago de Cuba.

Este santuario de la vegetación se inició en 1976 y recibió en 2017 el premio V Excelencia de la Agricultura Urbana, pero el empeño de sus trabajadores es seguir laborando por la preservación de las especies más delicadas, sin comercializar ninguna planta y garantizando ese ambiente de armonía y de paz que allí reina para el conocimiento y el sano esparcimiento.

El Jardín de los Helechos de Santiago de Cuba forma parte de la División de Jardines Botánicos del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (BIOECO), de la Red de Jardines Botánicos de Cuba, de la Asociación de Jardines Botánicos de Latinoamérica y El Caribe y de la Red de Herbarios de Mesoamérica y El Caribe

Deja una respuesta