Un santiaguero espera

Santiago de Cuba, 7 de dic. – En tu ciudad alguien espera y pasan los días y los años y hasta las guaguas pasan, lo que no pasan son los esfuerzos, lo que no pasa es la espera. Tenemos campañas, estrategias y medios decomunicación, master y doctores, que exhiben pergaminos, participan en eventos, si son internacionales mejor, dan conferencias; todo eso tenemos. Y hacemos llamados constantes a laconciencia: ¿Con eso basta? Y tenemos lideres recocidos ¿Con eso alcanza?

Caminas por el centro de tu barrio y encuentrasun basurero. Ayer no estaba, es de nueva creación, algún irresponsable tiró la primera piedra y los otros lo imitamos. Como somos entusiastas el basurero que ayer no estaba hoy está. Ojaláfuéramosasí de rápidos y eficientes para hacer cosas buenas…Pasas por la cafetería y sucede lo mismo que el domingo pasado.  El domingo es día de descanso de muchos y las personas salen a la calle a comprar cosas. No es aconsejable ilusionarse porque hay establecimientos de servicios particulares cerrados y estatales que no ofertan nada.

Llegas a tu trabajo, tienes que dar un par de gritos para que el custodio se entere. Abres la máquinay revisaslos resúmenes internacionales de Prensa Latina. Te enteras o confirmas que vives en un mundo donde pasa de todo, donde los desastres naturales y artificiales son noticias permanentes. Está la ofensiva neoliberal, pero están los movimientos populares: Ecuador, Chile, Bolivia y hasta Colombia se suman. Lo más doloroso para ti es el golpe de estado contra Evo Morales que solo lograste entender cuando viste una entrevista de Telesural vicepresidente boliviano García Linera.

Decides escribir estas líneas. Hasta ahora en lapágina han sido benévolos contigo a veces dices cosas que mucha gente no les conviene leer. ¿Lo serán esta vez? Tienes muy malas experiencias. Conoces personas que prefieren el silencio y que antes de decidir consultan con la silla a la cual es difícilrenunciar, gentes para quien el poder aunque sea limitado,deviene necesidad, objeto privilegiado de defensa, prueba de autorrealización.

Cuando hace una década escribiste para la radio sobre una experiencia relacionada con eljineterismo, se hicieron los sordos ante un fenómeno que prosperó con el desarrollo el turismo internacional en los años 90.  Algunas personas sobre todo mujeres, en una situaciónde crisis general,decidieron vender sus cuerpos y de paso solazar a los turistas: nos hicieron retroceder 50 años, no solo en los hechos sino en lamanera de explicarlos. Tal vez la sordera cómplice parta de la creencia de que la omisiónmediática contribuye a solucionar problemas. Para suerte nuestra este vicio va cediendo, ya era hora.

Creo que aprendimos la lección: ocultar los problemas no es el mejor modo de solucionarlos. La nueva política de comunicación es clara, se publica lo que el mediodecide, pero están las rutinas productivas y el temor a ser cuestionado ¿Para qué meternos en honduras? Por cierto Honduras tambiénestá metida en problemas, ya sabemos quién los ameniza, últimamente de forma desembozada para no dejarmargen a la especulación sobre quien el más fuerte.

Parece que sí, que tenemos que acostumbrarnos a dialogar, a decir lo que pensamos sobre cómo construir nuestro proyecto país, que hay que correr el riesgo que todo dialogo implica. Recolectar argumentos, perfilar ideas y decir son obligaciones de quienesescribimos no solo para los otros sino por los otros. Creo que actuar de este modo significa tributarpositivamente a lo que se nos llama: a pensar como país.

Deja una respuesta