Una orden de Fidel que está cumplida.

Foto de Bohemia

Santiago de Cuba, 24 de nov.- Al líder cubano  Fidel Castro Ruz muchos  hombres y mujeres  le recuerdan. Por ello  a pesar de su desaparición física hace  dos años, su ejemplo  está ahí, y se presenta  tan fuerte,  que lo sentimos a nuestro lado cada día.

Los investigadores   Adys Cupull Reyes y Froilán González García, viven con  el orgullo de haber tenido la confianza del Comandante cuando les dio la responsabilidad de  seguirlas huellas de Ernesto Guevara de la Serna hasta encontrar su cadáver, porque el lugar donde debían permanecer sus restos era en ésta, su segunda patria.

La misión encomendada  era sumamente difícil, porque  se trataba de investigar lo ocurrido con el Che y sus compañeros   en un país donde existía la Dictadura Militar de René Barrientos, y mucha incertidumbre sobre el asesinato del Comandante Guerrillero.  Se decía que  habían quemado el cadáver del Che y esparcido las cenizas para desaparecerlo por siempre de la faz de la tierra.

Pero Fidel quería la verdad.  Y con la intrepidez de la juventud y de quienes desean cumplir el mandato  de uno de los hombres más grandes del siglo 20, Adys y Froilán emprendieron  el largo y engorroso camino. Solo concluyeron  el azaroso andar, cuando  cumplieron la encomienda.

 Desde 1983 hasta 1987, la pareja de escritores desempeñaron una misión diplomática en  la Embajada de Cuba en Bolivia. Y con esa responsabilidad, comenzaron las investigaciones.

 Ellos  enfrentaron todo tipo de peligros, pusieron en riesgo su vida, pero  anduvieron por las lomas del Ñakahuasú, llegaron hasta La escuelita de La  Higuera  donde asesinaron al Che y estuvieron en Vallegrande, en el mismo lugar donde algunos campesinos les dijeron que podían estar los restos del Guerrillero que  aparecieron 30  años después.

Adys y Floirán visitaron  el monolito donde están custodiadas las cenizas de Fidel. Ellos llegaron allí con  un valioso documento  de los tantos que atesoran entre sus múltiples reconocimientos, y le dijeron a Fidel; Comandante,   La orden fue cumplida.

Luego de las emociones del momento que arrancaron lágrimas de los ojos de Adys y conmocionó a Froilán,  leí el pergamino: La orden número uno firmada por el Comandante en Jefe Fiel Castro Ruz donde expresaba:

Les  exhorto a continuar trabajando con la misma pasión, entusiasmo y responsabilidad demostrada en este empeño como el más digno homenaje al Guerrillero heroico y sus compañeros

Y esta orden que data de los años 80,  expresó Adys, “es un mandato que seguimos cumpliendo. Es un honor que nos  haya dado ese mandato porque nos impulsó a enfrentar momentos duros   para  conocer al Che y a sus compañeros de la Guerrilla. Hoy el Che y Fidel están con nosotros, en nuestros corazones, en nuestra obra.

Por: Agustina Bell Bell.

 

Deja una respuesta