Velando por la integridad de la vida

El sector del transporte es una de las actividades económicas, llamada a transformar su alcance y visión, en cuanto a lo que la sociedad demanda en los tiempos actuales.

Es innegable además que es parte esencial en el enfrentamiento a la Covid 19. Traslado de pacientes, personal asistencial de salud, así como la continuidad de los servicios urbanos, intermunicipales, rurales y nacionales de pasajeros, en un contexto de grandes desafíos que obligan a reordenar e innovar para estabilizar su alcance. Constituye prioridad también la repartición de las cargas, en pos de mantener la dinámica actual de las producciones y servicios.

Jaime Codorniú Furet, delegado del transporte en el territorio santiaguero, al respecto destaca: “El transporte en esta compleja etapa epidemiológica de rebrote, también juega un papel importante para salvar vidas. Es mucha la responsabilidad, esencialmente con el pueblo, de darle la vitalidad a la transportación, aún y cuando no disponemos de una suma satisfactoria de recursos de explotación de los medios, como batería, filtros o neumáticos”.

Ante la situación actual de medios e insumos para garantizar la cobertura del servicio de asistencia médica que brindan las ambulancias en medio del combate al Coronavirus, el sector del transporte en Santiago de Cuba, ha tenido que disponer de medios y personal no especializado para su cumplimiento.

El también principal representante del sector en el territorio comenta: “Tenemos transporte no especializado cubriendo como ambulancias para mover personal con sospecha de contagio. Estamos además a cargo del traslado de muestras hacia los centros de higiene, epidemiología y microbiología. Movemos el personal desde y hacia los hospitales de campaña y centros de aislamiento, sin descuidar la actividad vital de la cadena de recepción, almacenamiento y entrega de los productos de consumo de la población”.

La seguridad epidemiológica en los vehículos, es garantía para salvaguardar la integridad física de choferes y pasajeros, así asegura también Codorniú Furet: “Los transportistas en estos momentos han redoblado los esfuerzos, primero en recuperar con recursos propios los medios a su cargo. Y segundo, con el cuidado y responsabilidad de proteger a trabajadores y demás población, exigiendo el cumplimiento de las medidas ineludibles de protección ante la pandemia como el uso del nasobuco, la solución desinfectante y el necesario y establecido distanciamiento”.

Volcados hacia el enfrentamiento de la actual situación epidemiológica, los transportistas encargados, no han descuidado el traslado de pacientes, que reciben tratamientos de hemodiálisis y oncología en los centros hospitalarios. Actitud que destaca el profundo sentimiento humanista y solidario, de choferes y personal técnico, que forman parte de una sociedad que agota sus recursos para velar por la integridad de la vida.

Deja una respuesta