Vicepresidente del Consejo de Ministros evalúa producción de alimentos en Santiago

Santiago de Cuba, 30 de oct.- Varias empresas y entidades de la industria alimentaria de Santiago de Cuba, fueron evaluadas por un equipo de trabajo encabezado por el vicepresidente del Consejo de Ministros Jorge Luis Tapia Fonseca quien se hizo acompañar por las ministras Betsy Díaz Velázquez e Iris Quiñones Roja de Comercio Interior y el Minal, respectivamente.

La Empresa Cárnica Santiago fue el sitio escogido para iniciar y en su área de producción el Vicepresidente del Consejo de Ministros intercambió con los trabajadores sobre los sistemas de pago y la necesidad de que cada uno identifique las potencialidades desde su puesto de trabajo, para su propio beneficio y de la empresa, así mismo elogió nuevos productos y se refirió a las perspectivas para la exportación y la venta directa al turismo con los beneficios económicos para el pueblo, los obreros y la empresa.

En el polígono productivo Barquillo, de referencia para el país, el equipo de trabajo recorrió áreas de producción e insistió en la necesidad de establecer sistemas de pago que estimulen la producción, Tapia Fonseca, expresó que «esta es una experiencia que se debe generalizar en todo el país». En Barquillo se producen más de 50 alimentos y se prevé alcanzar los 85 a plena capacidad.

ministrostgo2Luego y en un ambiente familiar conversaron en «La Fortaleza» de Aida Dolz y Familia del vicepresidente del Consejo de Ministros Jorge Luis Tapia, las Ministras Betsy Díaz Velázquez e Iris Quiñones Roja de Comercio y el Minal, junto a las máximas autoridades del Partido y el Gobierno, hablaron de sueños y realidades producto del tesón de esta familia allí evaluaron el uso de las plantas proteicas estudiadas por Fidel, en la cría de conejos, cerdos, bueyes… Un aparte especial se hizo para observar la cría experimental de pollos de ceba (Línea pesada BB 48) donde cuentan con 6 000 ejemplares.

En la industria conocida como «La Molinera» Unidad Empresarial de Base Cereales Santiago, hicieron énfasis en la necesidad de recuperar la estriadora que permite una explotación óptima de las masas de las que depende la calidad de la harina. Una vez recuperada esta máquina ahorrará al país millones de dólares que se utilizan para importar masas nuevas. En la sección de trabajo se conoció que a partir del 2020 cada empresa decidirá su propio sistema de pago, lo que permitirá el intercambio con los trabajadores y un mayor compromiso con vistas a estándares de eficiencia y calidad superiores.

Deja una respuesta