Volvieron las Noches Santiagueras

La familia santiaguera esperaba con ansias los fines de semana, principalmente los sábados para disfrutar de las variadas propuestas gastronómicas y recreativas que ofrecían las Noches Santiagueras.

Era el espacio para que los pequeños de casa disfrutaran de las presentaciones culturales con talentos del patio dirigidos en un primer momento a los chicos, y luego para los jóvenes y adultos, mientras que otros se dedicaban a realizar compras en los diferentes puntos donde encontraban productos del agro, industriales, y de servicio.

Con la llegada de la COVID-19, las populares noches santiagueras se suspendieron, hasta hace unas semanas retoman su espacio habitual, pero esta vez con una nueva modalidad, ahora se desarrollan dentro de las instalaciones gastronómicas para preservar la salud de la población.

Santiago, como fiel exponente de la culinaria tradicional cubana, hace galas de la sazón criolla, y de esta parte del país, con la oferta de una variada gastronomía en la céntrica Plaza de Marte cada fin de semana.

Son varias unidades gastronómicas que se engalanan con un glamour especial para brindarle al pueblo múltiples productos de la repostería, y del agro, que son muy demandados por los santiagueros.

Cada sábado las unidades abren sus puertas con una modalidad de mesa bufet, donde los clientes pueden degustar diferentes platos y disfrutar de opciones culinarias, y artísticas.

Estas esperadas noches de esparcimiento sano que ya se están realizando ponen todo lo que se tienen en existencia para el disfrute de los clientes, a parte de las gestiones que puedan hacer las administraciones para incrementar su cartera de producto a partir de la implementación de la Resolución 99 para la captación de producciones locales.

Al igual que las anteriores, se observa gran afluencia de público, lo que da fe de la aceptación de quienes salen en familia a disfrutar de las ofertas de las Noches Santiagueras bajo otro concepto, cumpliendo siempre con las medidas implementadas para esta tercera fase de la recuperación de la COVID-19.

Algunos de los asistentes expresaron que esta nueva propuesta está muy buena, y se respira un aire de buen servicio, organización, higiene, y protección de la salud de todos.

Dulces, helados, cerdo asado, pescado al jugo, y otros productos son comercializados en la red de unidades gastronómicas donde el cliente encuentra un servicio de calidad, para los habitantes de una Villa que cuenta ya con 505 años de fundada. Otra de las unidades que se suma a esa particularidad el fin de semana es el restaurante el Baluarte perteneciente a la Empresa de gastronomía y recreación, que reabrió sus puertas con una imagen diferente.   

Las Noches Santiagueras vuelven a su espacio habitual para el disfrute de la familia santiaguera, en una urbe que continúa desarrollándose para continuar superando sueños.

Deja una respuesta